lunes, 18 de octubre de 2010

Resentimientos

Daniel Rocha Ortíz
U
forma de procesar la información que proviene de una persona, objeto
o suceso del medio ambiente. Los sentimientos pueden ser agradables
o desagradables. Cuando existe un problema de adicción, tanto el adicto como
sus familiares están la mayor parte del tiempo en contacto con sentimientos
desagradables.
El resentimiento (del latín
al volver a sentir una lesión al orgullo o al ego. Cuando no dejamos ir a los
sentimientos desagradables, se arraigan en lo más profundo de nuestro
ser, y ahí dentro incuban y fermentan su amargura. Pasión de reacciones
tardías, provoca distancia física y emocional; cobardía, frustración por la
incongruencia entre la capacidad real y la que se pretende, es la aversión
física y familiar; con resentimiento se vive malhumorado e introvertido.
Deriva en depresión, furia, descontento, rebeldía, coraje, desequilibrio; se
parece mucho a la envidia y al odio. Sinónimo de tirria, animosidad, rabia,
herida o agravio.
Las principales consecuencias producto del resentimiento son las
siguientes:
- Se evita el bienestar, pues el individuo cree que no tiene
derecho a estar bien, tiene gran necesidad de sufrir o ser mártir,
se resiste a vivir bien.
- Se generan sentimientos destructivos, concentración de todos
los aspectos negativos de la vida, falta de aceptación de uno
mismo y de los demás, ausencia de gratitud: se piensa, se
actúa, se habla y se siente negativamente.
- Se presenta junto con evasión, omnipotencia y la ansiedad.
n sentimiento es un estado de ánimo, una experiencia subjetiva, unasentiré–sentirse, y de re–nuevamente) nace 
- No hay capacidad de razonar, pues la inteligencia se anula.
- El amor se apaga, no hay espiritualidad, se acorta la vida.
- Distorsiona la perspectiva de las di
- Provoca mezquindad y egoísmo.
- Impide crecer.
- Elimina la paz y la alegría de vivir.
Así como la sustancia satisface al adicto, el resentimiento satisface al
codependiente. En la familia del adicto todos sus miembros están en la
espera de la oportunidad para el desquite y, sin embargo, protegen al
adicto por el sentimiento de culpa. Con resentimiento no hay equilibrio
entre dar y recibir. El resentido siente que los demás nunca le han dado
su
Los resentimientos funcionan como una olla de presión: se van acumulando
hasta que se reacciona por el más mínimo estímulo en forma exagerada.
Los resentidos insisten en dominar a quienes los rodean y al mismo tiempo
dependen demasiado de ellos.
Resentirse es inherente a los seres humanos, pero en la enfermedad de
las adicciones sirve como combustible que la retroalimenta. En psicología
se le considera una actitud emotiva caracterizada por desagrado o
antipatía, suscitada por la idea de perjuicio causado a uno mismo o a
otro. Tiende a rebajar los valores de personas o cosas, obedece a algún
fracaso en la vida del juez, según Adler es un sentimiento inconsciente
de inferioridad.
Esta lesión sería leve de no ser porque la nutrimos y cultivamos. Estamos
lastimados e infectamos la herida parque volvemos a tocarla, volvemos a
sentirla y una vez infectada, sólo un antibiótico positivo podrá curarla y
eliminarla. El único antídoto efectivo hacia el resentimiento, es el amor.
Una de las formas más comunes en que el resentimiento se expresa en
el codependiente es la
esté confeccionada según sus especi
La familia del adicto toma el rol de víctima, continuamente se queja de la
opresión y de los ultrajes recibidos, hacen que estos parezcan más grandes
y se tornen más perturbadores, dramatizan y exageran todo lo que les
ocurre. Su ocupación principal consiste en analizar sus infortunios y permitir
que su mente se ofusque con las ofensas y agravios recibidos. Dedican
poco tiempo para agradecer lo que hay de bueno en si vida, para pensar en
todo lo que pueden apreciar y disfrutar.
El resentimiento a menudo conduce a la venganza, justi
desquite contra los agresores, sin detenerse a pensar que tal vez el daño
causado no era intencional, pues la conducta del adicto hacia su familia
es en realidad el contragolpe de su propio sentido de culpabilidad y del
aborrecimiento de sí mismo.
El resentido mantiene la vista en los que causan daño e impide visualizar
su responsabIlidad.
fi cultades.fi ciente y en venganza demanda todo lo posible y toma lo que puede.autocompasión. La actitud se esperar que la vidafi caciones, es invitar a la frustración.fi cando el 
¿Cómo trabajar los resentimientos?
Es más fácil extraer una espina de un dedo, que extraer el resentimiento
del pensamiento, porque se niega su existencia, quien lo padece se ha
acostumbrado a vivir con él, etc. Pero se debe eliminar antes de que siga
esparciendo veneno. Por ello hay que considerar lo siguiente:
• Identi
de nosotros, compartir con otras personas lo que se siente.
• Perdonar las ofensas intencionales o no intencionales.
• Agradecer.
• Informarse, leer, asistir a conferencias, rezar.
• Aprender a no acumular más resentimiento.
• Buscar ayuda psicológica.
• Eliminar los resentimientos por medio de actos positivos de
amor.
• Experimentar sentimientos sanos y espontáneos nos hacen
la vida más bonita.
• Rehabilitar o rescatar la capacidad de sentir espontáneamente
es un paso necesario para trabajar los resentimientos.
• Mantenerse siempre alertas, pues el resentimiento es un
estado interno que forma parte de cada quien, así como la
sangre, los familiares del adicto y el adicto mismo, sacan los
resentimientos y cada vez le ponen un nombre diferente.
Existen algunas técnicas que pueden utilizarse para evitar seguir
resintiéndose.
• Hay que dejar que sea el otro quien se enoje. Un individuo
murió y en su tumba decía el epita
a caer bien”.
• Aprender a manejar la crítica
• Practicar tolerancia, paciencia y comprensión.
• Las palabras nunca nos herirán ni nos cambiarán a menos que
lo deseemos; los golpes y las pedradas podrán rompernos los
huesos, pero las palabras no pueden hacerlo.
Un inventario honesto de nuestros defectos será útil para eliminar
la tendencia a tomar al pie de la letra todo lo que digan de nosotros,
o aceptar las cosas con mayor positivismo y conformidad. La crítica
es el tributo inconsciente que el mediocre y el fracasado le pagan al
hombre de éxito.
En conclusión, el resentimiento es una agresión de otros hombres
—o simplemente de la vida¾ que produce dolor, fracaso o inferioridad;
queda presa en el fondo de la conciencia acaso inadvertida, allí dentro
fi carlo, analizarlo, escribirlo, aceptar que forma partefi o: “Pobre Juan, Dios no le va 
incuba y fermenta su acritud, se in
del resentido se dirige tanto contra el que pudo ser injusto, el que se
aprovechó de la injusticia o contra el destino (Dr. Gregorio Marañón).
El resentimiento se
acción. El hombre fuerte reacciona con directa energía ante la agresión
y automáticamente saca el agravio de su conciencia. Esta elasticidad
salvadora no existe en el resentido, pero si alguna vez alcanza ser fuerte,
estallará tardíamente la venganza.
El alma resentida, después de su primera inoculación, se sensibiliza ante
las nuevas agresiones, bastará una simple palabra o un vago gesto despectivo
para que la llama de su pasión se avive. Todo para el resentido alcanza el
valor de una ofensa o la categoría de una injusticia. El resentido llega a
experimentar una suerte de sed masoquista que le hace buscar o inventar
ofensas si no las encuentra.
Al triunfar, el resentido empeora su pasión, porque para él el triunfo
es la consagración solemne de que estaba justi
esto aumenta la vieja acritud. Esta es otra de las razones de la violencia
vengativa de los resentidos cuando alcanzan el poder, y explica la enorme
importancia que en consecuencia ha tenido esta pasión en la historia.
fi ltra en amarga reacción. La reacciónfi ltra en toda el alma y se denuncia en cadafi cado su resentimiento;
Bibliografía
Marañón, G. Tiberio. Historia de un resentimiento. Diana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario